Eni reduce su beneficio neto un 65% en 2023 respecto al ejercicio anterior

  • Por Redacción
  • 16 de febrero de 2024
  • 0
  • 395 Views
16 Feb
Claudio Descalzi, consejero delegado de Eni: «Continuamos progresando en nuestra estrategia de generar valor a la vez que apoyamos la descarbonización y aseguramos el suministro de energía a los mercados”.

El Consejo de Administración de Eni, presidido por Giuseppe Zafaran, aprobó los resultados consolidados del grupo italiano correspondientes al ejercicio 2023, incluidos los datos obtenidos en el último trimestre del año.

Claudio Descalzi, consejero delegado de la compañía, valoraba así estos resultados: “Fue otro año de excelentes resultados para Eni a pesar de enfrentarnos a un escenario incierto y volátil. Cumplimos de forma contundente tanto los objetivos financieros como operativos, continuamos progresando en nuestra estrategia de generar valor a la vez que apoyamos la descarbonización y aseguramos el suministro de energía a los mercados”,

Sus palabras pueden sorprender al observar la cifra global de beneficio neto del grupo italiano, que en el pasado año descendió hasta los 4.747 millones de euros frente a los 13.887 del ejercicio precedente. En su extenso informe, Eni justifica el resultado obtenido por la bajada del precio de los combustibles, sobre todo en el último trimestre del año. En los mercados internacionales, el Brent bajó un 5% en el cuarto trimestre respecto al mismo periodo de 2022, mientras el gas natural descendió un 57% para los índices europeos, lo cual ha generado menos facturación a pesar de que Eni aumentó su producción diaria de hidrocarburos en 2023 hasta los 1.655 millones de barriles frente a los 1.610 del periodo anterior.

Descalzi destaca la estrategia satelital del grupo como uno de los factores clave para seguir obteniendo beneficios en el actual e incierto escenario global. De esta forma las caídas en química y refino pueden estar compensadas con los resultados en el mercado gasístico.

Concretamente, la compañía reforzó este negocio del gas con la reciente adquisición de Neptune, una acción que culminó en enero de 2024, “para ganar peso en este mercado y reforzar activos en el Norte de Europa, Indonesia y Norte de África”, según sus propias palabras. Esta transacción contempla todos los mercados que abarca la compañía a excepción de sus operaciones en Noruega, donde Var Energi adquirió el 63% que Eni controlaba en propiedad. Este movimiento está en la línea estratégica del grupo italiano que se centra en suministrar energía asequible, segura y con bajas emisiones de carbono, garantizando siempre el abastecimiento de gas natural, y todo ello en un escenario de guerra en el que continúan los cortes de suministro de gas por parte de Rusia, al mismo tiempo que la UE contempla aumentar las sanciones al gigante liderado por Vladimir Putin.

Consciente de la prolongación del contexto bélico, Eni firmó un acuerdo con Open EP en noviembre para garantizar el flujo de gas desde Francia hacia Suiza e Italia en caso de interrupciones significativas de abastecimiento desde Alemania.

En todo caso, las cifras de beneficios han sido inferiores a las logradas año anterior, ya sea por bajos precios o por la reinversión en recursos y operaciones con el objetivo de asegurar ganancias al grupo y mirar a más largo plazo. Enilive, enfocada a los biocombustibles y servicios de movilidad que ha ampliado su presencia internacional tras adquirir un 50% de la biorrefinería Chalmette en EE.UU. y firmar un acuerdo de empresa conjunta en Corea del Sur, ha tenido unos ingresos un 11% inferiores a 2022.

En la misma línea, Plenitude, ha ingresado un 31% menos. Se trata de la subsidiaria del grupo destinada a la generación eléctrica, la cual ha firmado un acuerdo con Blue Float Energy y Sener Renewable Investments para crear un consorcio líder en el sector de la energía eólica marina, con un total de 1,25 GW de proyectos de aerogeneradores en aguas territoriales españolas.

Obtener beneficios, pero también ampliar y alcanzar nuevos mercados

En este contexto, no se trata solo de obtener beneficios sino también de ampliar y alcanzar nuevos mercados o mejorar la influencia en los que ya están implantados. Para ello, Eni incide en sus desarrollos empresariales, tales como su compromiso en el sector gasístico, colaborando en garantizar el suministro estable de gas natural en el mercado europeo, o su compromiso con la descarbonización, como lo demuestra la evaluación realizada en diciembre por el Observatorio Internacional de Emisiones de Metano (IMEO) que la define como una compañía comprometida con la recomendación de la Oil and Gas Climate Initiative (OGCI) de reducir la intensidad de las emisiones de metano en exploración y producción, muy por debajo del 0,2% para 2025.

Ya en 2023 las emisiones directas de metano de alcance 1, disminuyeron respecto a 2022 gracias al monitoreo continuo y las campañas de mantenimiento de las emisiones, en línea con los requisitos de la Oil & Gas Methane Partnership.

La estrategia de Eni pasa por apuntalar todos los negocios de la compañía, no solo por la parte de renovables sino apostar por el gas licuado como ya ha hecho en el pasado ejercicio.

Por otra parte, el gasto de capital ha aumentado un 14% interanual respecto a 2022 y ascendió a 9.215 millones de euros, que se destinaron a proyectos como desarrollos de petróleo y gas (6.293 millones) sobre todo en Costa de Marfil, Congo, Egipto, Italia, Emiratos Árabes Unidos, Libia y Argelia. Asimismo, el refino de combustibles bio y convencionales absorbió 621 millones de euros, mientras que la actividad de marketing acaparó 174 millones de las inversiones para el cumplimiento normativo e iniciativas de permanencia en el negocio de la red minorista en Italia y en el resto de Europa. En este capítulo de inversiones, a Plenitude se destinaron 637 millones de euros para el desarrollo de renovables, adquiriendo nuevos clientes y desarrollando infraestructuras de redes para vehículos eléctricos.

En su informe, la compañía ya avanza que la empresa conjunta creada el pasado año por Enilive y LG Chem invertirá en un proyecto de biorrefinería en Corea del Sur con objeto de que esté operativa en 2026. En el sector de aviación, el acuerdo firmado entre Enilive y Ryanair contempla el suministro a largo plazo de combustible de aviación sostenible (SAF) en aeropuertos de Italia en los que opera la compañía aérea, cuyo volumen puede ascender hasta 100.000 toneladas entre 2025 y 2030.

Todo esto tiene ya perspectivas de futuro y los pasos a dar se irán materializando en este año que acaba de empezar. Los detalles los tendremos presumiblemente el próximo 14 de marzo, durante el Día de los Mercados de Capital, cuando fuentes de la empresa aseguran que presentarán sus planes de futuro para el nuevo año fiscal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies